El té es una bebida que proviene de la planta Camellia sinensis y es una de las bebidas más antiguas, más populares y más consumidas del mundo, después del agua. Se cree que el té se comenzó a cultivar en el noreste de la India, el norte de Myanmar y el suroeste de China, aunque se desconoce el lugar exacto donde creció por primera vez.  Su importancia va más allá de ser una simple bebida; se le atribuyen múltiples beneficios para la salud y se ha convertido en un elemento fundamental en diversas culturas alrededor del mundo.

Una bebida rodeada de leyendas y rituales

Aunque el origen cierto del consumo del té se desconoce, existen muchas leyendas que rodean a la bebida. Una de ellas se ubicaría en la antigua China, donde el emperador Shen Nung la descubrió alrededor del año 2737 a.C. cuando unas hojas de té cayeron accidentalmente en el agua hirviendo que estaba bebiendo. Desde entonces, el té se ha expandido a otras partes de Asia y el mundo, jugando un papel crucial en ceremonias y tradiciones culturales. En Japón, por ejemplo, la ceremonia del té -Chanoyu– es una práctica zen que enfatiza la meditación y el arte de la preparación del té. En el Reino Unido, el afternoon tea se convirtió en una tradición durante el siglo XIX y sigue siendo una práctica social popular.

Tipos de té

El té se clasifica principalmente en cinco tipos: verde, negro, blanco, oolong y pu-erh, cada uno con características y métodos de procesamiento únicos.

  1. Verde: no se oxida, lo que mantiene su color verde y un sabor fresco. Es rico en antioxidantes y tiene propiedades antiinflamatorias.
  2. Negro: totalmente oxidado, tiene un sabor más fuerte y robusto. Contiene teaflavinas y tearubiginas, que son potentes antioxidantes.
  3. Blanco: minimamente procesado, retiene más nutrientes y antioxidantes. Es conocido por su sabor delicado y propiedades anti-envejecimiento.
  4. Oolong: parcialmente oxidado, ofrece un equilibrio entre el té verde y el té negro en términos de sabor y beneficios.
  5. Pu-erh: fermentado y envejecido, es conocido por sus efectos beneficiosos sobre la digestión y la salud cardiovascular.

Propiedades y beneficios

El té es conocido por sus múltiples beneficios para la salud, los cuales se deben principalmente a sus compuestos bioactivos, como los polifenoles -incluyendo las catequinas y las flavonoides-, los cuales tienen propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y anticancerígenas.

  1. Antioxidantes: los polifenoles en el té ayudan a combatir los radicales libres en el cuerpo, reduciendo el daño celular y el riesgo de enfermedades crónicas.
  2. Mejora la salud cardiovascular: el consumo regular de té puede reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, mejorar la función endotelial y reducir los niveles de colesterol LDL.
  3. Estimula la mente: la combinación de cafeína y L-teanina en el té mejora la alerta mental y la concentración sin los efectos secundarios del nerviosismo asociado con el café.
  4. Apoyo a la pérdida de peso: el té verde, en particular, ha sido asociado con un aumento en la quema de grasa y la mejora del metabolismo.
  5. Propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas: las catequinas en el té, especialmente el té verde, han mostrado tener efectos protectores contra varios tipos de cáncer y reducen la inflamación en el cuerpo.

El té no solo es una bebida reconfortante y culturalmente significativa, sino que también ofrece una variedad de beneficios para la salud que lo hacen una opción popular en todo el mundo. Tal es así que su aplicación va más allá de las bebidas y, en el Balneario Baños da Brea podrás encontrar programas de estética corporal -para tonificar, reafirmar e hidratar la piel- con el té verde como gran protagonista de tu bienestar.

Compartir:

Deja un comentario