En Navidad y durante todo el año, hay algo que tenemos que cuidar con mucho mimo: nuestra salud y la de los que nos rodean. Aunque tendremos que esperar hasta marzo para volver a vernos y disfrutar de ese ratito de bienestar en nuestras aguas termales, en estas fiestas podemos seguir regalándonos salud con pequeños hábitos diarios.

Una dieta equilibrada

Busca un equilibrio adecuado en tus comidas navideñas. Disfruta de las cenas y comidas con familiares y amigos, pero también asegúrate de incluir frutas, verduras y opciones más saludables en los demás días de Navidad.

En definitiva, no debemos dudar de disfrutar de nuestras comidas favoritas, ni debemos castigarnos por darnos un capricho en estas fechas: el cómputo de estas cenas sobre el global del año no representa nada. Lo importante será mantener unos hábitos saludables durante el resto del año.

Hidratación constante

Aunque en estas fechas haya más brindis o nos apetezca más un refresco, no deberíamos olvidarnos de beber suficiente agua. La hidratación es clave para mantener la energía y ayudar a nuestro cuerpo a procesar los alimentos de manera eficiente.

Actividad física en familia

Tener vacaciones o las diferentes fechas señaladas no son excusa para dejar el deporte de lado. Podemos organizar actividades físicas divertidas para toda la familia como paseos, juegos al aire libre o incluso bailar juntos. Cualquier propuesta puede ser una excelente manera de mantenerse activos y, por supuesto, de fortalecer los vínculos familiares.

Descanso reparador y relajación

No hay dos sin tres y priorizar el descanso es tan fundamental como una buena alimentación o el deporte. Aunque la Navidad es emocionante, un buen sueño es esencial para tu salud física y mental, así que no deberíamos descuidar nuestras horas de descanso.

Además, si somos de los que nos encargamos de toda la preparación que supone recibir a familiares en nuestro hogar, en algún que otro momento nos podremos sentir estresados. Para ello, no hay nada mejor que practicar técnicas de respiración, realizar actividades que nos gusten o darnos un baño relajante.

Propósitos realistas

Con la llegada de Fin de Año, muchos de nosotros nos proponemos nuevos objetivos para cumplir y por los que luchar. Nuestro consejo es proponernos, además de propósitos realistas, aquellas metas que aborden nuestro bienestar general.

Y, como no, entre esos propósitos, todos deberíamos marcarnos volver al Balneario Baños da Brea el próximo marzo para disfrutar de todos los beneficios de sus aguas termales.

Compartir:

Deja un comentario